Vestidos de fiesta

Cuando nos invitan a un evento, ya sea una boda, una fiesta benéfica, una inauguración, incluso un bautizo, lo primero que hacemos (o por o menos lo primero que yo hago), es abrir el armario para ver si tenemos algo decente que poder reutilizar sin tener que recurrir a sacar la cartera.

Para cada uno de estos acontecimientos se necesitan modelos diferentes, de noche, largos, cortos, más informales... Y siempre vamos a querer ir acorde a la moda, con lo que se lleve la temporada.

Si hemos conservado lo que se llama un fondo de armario, lo tenemos más o menos fácil, porque acudimos a él cuando nos surge una necesidad. Y si por desgracia, no es el caso, podemos acudir a un bazar cualquiera, pero mejor a una tienda especializada que, aunque sabemos que nos costará un poquito más, tenemos asegurada su perdurabilidad.

Lo que yo aconsejo es adquirir un traje que nos pueda servir en distintas ocasiones. Algo discreto, que no sea exclusivo de esa temporada, porque quizá cuando vayamos a ponérnoslo al cabo de un par de años, nos podemos encontrar con que ese modelo se nos ha quedado obsoleto porque simplemente es un diseño que se ofertó durante un tiempo determinado y que ahora ya no se lleva..

Como ejemplo de tienda especializada voy a mencionar a Carla Ruiz.

Dispone de una gran variedad, trajes de coctel, de fiesta, de madrina…Todos ellos enfocados a ofrecer una armonía de colores y formas para la mujer que aprecia la elegancia y el confort.

Por tanto, si tienes un acto importante y no sabes qué ponerte, busca en tu armario primero, y si no ves nada de tu agrado, acude a una tienda en la que puedan atenderte y aconsejarte para que te gastes lo menos posible vistiendo con mucha encanto.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta