Un repaso a tu armario

El vestido en sin ningún lugar a dudas el vestuario más femenino y elegante que se ha creado.

Los vestidos para una fiesta se pueden llevar largos o cortos, esto depende de la hora en la que se asista y las características de dicho evento. Elegir el color es un reto, los negros siempre van bien y estilizan la figura, los blancos no están bien vistos en una boda ya que la única que debería llevar ese color es la novia.

Los demás colores van variando según la época del año, tienes que tomar en cuenta cual estilo, cual largo y color van mejor contigo.

Si eres rellenita, los colores oscuros te van a ir de maravilla,  si es largo y entallado mejor, ya que súper afina tu figura, debes tener en cuenta también que usar taco alto para verte aun mas estilizada es un “plus” infaltable.

Los vestidos cortos son un arma de doble filo, pero llevándolos de la manera correcta, quedan muy elegantes en fiestas o cócteles.  No deben ser demasiado cortos, si así lo quieres llevar, no debe exceder los 10 ó 15 centímetros por encima de la rodilla si eres jovencita, de lo contrario podría verse vulgar.  No olvides el color ¡cuidado con el que usas!.

Remontarse a otras épocas en cuanto a diseño se trata no está de más, son modelos que quedan maravillosamente bien, desde el Charlestón y sus hermosos flecos, pasando por el Rock con sus amplias faldas, solo hay que darles un toque de actualidad y “Voilà” te verás sensacional.

No olvides observar las tendencias de diseñadores tales como: Versace, Dolce & Galbana y Oscar De La Renta y otros, elige el que más vaya con tu estilo y pide asesoramiento a la hora de adquirir el tuyo.

Dato: “Jamás debería faltar en ningún guardarropas, un vestido negro clásico para sacarnos de “apuros”, la mejor opción es comprar un vestido de estas características, a la altura de la rodilla o un poco mas abajo, el clásico no pasa de moda y se acomoda a la ocasión.”

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta