La alfombra roja vs vestido blancos

En este escenario, era de esperar que el blanco apareciera en la alfombra roja de los Oscar, y, lo hizo triunfante, pues se convirtió en uno de los colores preferidos, y, además, en alguno de los modelos más elegantes y con más éxito de la noche.

Shailene Woodley se arriesgó con este original Valentino, y acertó convirtiéndose en una de las más originales. La otra apuesta arriesgada es la de Rooney Mara que escogió un Givenchy de 2009 con un aire gótico característico de las últimas apariciones de la actriz, con el contraste de la pureza del blanco.

El Gucci de Cameron Diaz era de un color más roto que el resto, además de ser el más discutido de los cinco de esta lista. En cambio, no hay ninguna discusión entre las dos últimas. Iban perfectas.

Milla Jovovich lo hacía con un vestido joya de Elie Saab, consiguiendo un estilismo de diva de los años 30, ayudándose del peinado y el maquillaje. Gwyneth Paltrow se ha coronado como la más elegante con un Tom Ford lo largo de líneas muy rectas y escote asimétrico con el detalle original de una capa.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta