Carolina Herrera, el rojo y negro

El negro y rojo, son dos colores que causan una combinación llena de elegancia y atrevimiento. Aplicados a los vestidos, se convierten en cautivadores. Carolina Herrera, sabe lograr este efecto en sus creaciones usando la sencillez y la elegancia. Sus vestidos no necesitan nada más que el toque especial de la diseñadora, llenándolos de brillo, sin recargo en detalles, en resumen, originalidad y creatividad al 100%.

Cuando elegimos un vestido, está claro que hemos de contar con nuestra figura y forma del cuerpo. Los de color negro, son ideales para las que necesitan estilizar la figura, sobre todo, si el corte es recto y sin necesidad de adornos. Si eliges este estilo, serás la elegancia en persona.

El color de la piel, es otro detalle a tener en cuenta, pues el color del vestido, puede resaltar o apagar la tez del rostro en su contraste. Los vestidos de caída recta, son característicos de Carolina Herrera. Si estos, poseen algún detalle en el cuello, se convierte en ideal para cualquier ocasión.

Si deseas un vestido corto o largo, es una decisión a tener bien clara, todo depende del momento y lugar a donde vas a asistir. Los vestidos con cinturón negro y el vestido en rojo, realzan totalmente la figura, pues el lazo que sirve de cinturón, tiene la función de ser el detalle con el que se complementa la elegancia.

Un vestido negro entero, adornado con blondas y tus, se convierte en ideal para asistir a un evento nocturno. Ceñido al cuerpo y comenzando el vuelo hacia la altura de las rodillas, dan la sensación visual del estilo sirena.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta